Los festejos por el día del Cura Brochero llegaron a Panamá

lunes, 28 de enero de
image_pdfimage_print

28/01/2019 – Ivana Cuello es de la localidad cordobesa de Villa Cura Brochero, que lleva su nombre en honor al Santo Argentino que llevó adelante su prominente misión en esos parajes.

Aunque su fiesta litúrgica se celebra, desde su canonización en el 2016, el 16 de marzo, el pueblo sigue homenajéandolo y festejando su legado durante la “Semana Brocheriana” que concluye el 26 de enero, aniversario del fallecimiento de San José Gabriel del Rosario Brochero. Durante esa semana, se desarrollan actividades religiosas y culturales, con celebraciones religiosas y espectáculos artísticos. A los casi 11 mil habitantes, durante estos días de enero, se le suman miles de peregrinos llegados de todo el país.

Este año, Ivanna, vivió por primera vez la fiesta muy lejos de sus pagos. “Estoy participando de la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, y estuve pendiente de la fiesta de siempre, de la Semana Brocheriana. Me traje una bandera de Argentina con su rostro, y estampas para compartir su historia con los peregrinos” contó con emoción. 

 

Lágrimas y emoción a la distancia

En medio de la multitud de peregrinos que participaban de la JMJ en Panamá, vio de lejos un grupo de monjas de Costa Rica que bailaban y se acercó. “Una de ellas me contó que era Argentina, pero que hacía tiempo que estaba fuera del país. Le regalé una estampa de Brochero, ella la tomó, le dió un beso y me agradeció con los ojos llenos de lágrimas. Nos abrazamos y fue emocionante”, explicó.

Pero ahí no terminaba el andar del Santo Cura Brochero, que como lo hizo tantas veces con las Altas Cumbres, atravesó fronteras y sorprendió a miles con su cercanía, a través de la peregrina de sus pagos.  Ivana continúa su relato: En la Parroquia donde nos recibieron, uno de los seminaristas, pronto a ordenarse sacerdote, cumplió años justo el 26 de enero, día del fallecimiento de Brochero. “Todos lo saludaban por su cumpleaños, yo le regalé una imagen de Brochero, le conté su historia y le dije que era patrono de los sacerdotes en Argentina. Él se emocionó, me agradeció y me dijo que le iba a pedir por su vocación. Obviamente que yo me comprometí a rezar por él”.