S.O.S Misión: “La misión es cosa de amor y de enamorados”

lunes, 23 de septiembre de
image_pdfimage_print

En Formosa los chicos de la Parroquia San Miguel Arcangel se ponen en salida misionera. Están convencidos del valor de su misión: “No guarden a cristo para ustedes mismos. Comuniquen a los demás, la alegría de su fe”.

De su experiencia de salida misionera nos comparten algunos testimonios:

 

“Ahora mi misión es llevar la alegría de Cristo a los más alejados”

-Angel Pereyra 18 años, estudiante, cantor, litúrgico y misionero-

Mi testimonio es bien personal, siempre fui muy de capilla, no salía a misionar, no me gustaba salir de mi lugar, siempre servir en la liturgia fue mi tarea, hasta que un día, sentí la necesidad de hacer algo más, sentí la necesidad de llevar a Cristo a alguien más y no quedármelo para mí. La verdad no sabía cómo hacerlo, en mi parroquia había grupos juveniles que misionan siempre, pero no me bastaba con eso, necesitaba hacer algo más. Así decidí crear una pastoral juvenil en mi parroquia, que por parte funcionó y por otra no. No tuvimos el apoyo necesario, así que le pedí al Señor que me guiara y me dijera qué debía hacer.

Hasta que conocí Pascua Joven: la verdad no fui con ganas de estar a cargo de jóvenes, no me gustaban los jóvenes. Hasta que fueron pasando los días y conocí personas maravillosas, que me alegraron esos días. Me dieron ánimos para amar a tantos jóvenes que vinieron a renovar su vida, conocí a misioneros de distintas partes, me invitaron a sus grupos y después de un mes decidí irme a uno, “Misión esperanza”, quien desde el primer momento cambió mi vida para siempre.  Ahora mi misión es llevar la alegría de Cristo a los más alejados, gracias a ellos pude entender y es donde Dios me llevó a servir… Lo que super agradezco, porque así ese deseo que tenía se pudo concretar, encontré mi lugar, el lugar que buscaba y no encontraba, y a los que no me apoyaron, no les guardé rencor sino el deseo de que lleve a todos esos locos de Cristo a contagiar alegría en ese lugar.

“Misionar es encontrar a Dios en los hermanos”

-Agustina Paz 23 años, estudiante de música, ama el piano-

En cada misión que uno hace deja un pedacito de su corazón pero a la vez suma al suyo un poquito de cada persona a la que visita. Hace tiempo atrás, ni me hubiera imaginado estar misionando, saliendo al encuentro con el otro y menos siendo tan tímida como soy. Pero descubrí que ahí es donde más me conocí y crecí porque cada persona nos deja una enseñanza, nos muestran sus luchas, desdichas y alegrías. ¡Y qué lindo es entregarse a los demás!. 

En cada misión aprendí cómo un pequeño gesto de amor puede cambiar el día de alguien y algo tan sencillo como la escucha, puede llegar a dar sentido a todo. Y lo más lindo de todo, es ver las sonrisas de las personas, escuchar “gracias por venir” , no hay mejor pago que ese, especialmente de los niños, con sus ojos brillantes que muestran ese amor puro como el de Jesús, esa sabiduría que solo ellos tienen. Cada una de esos rostros te dan fuerzas y ganas de seguir luchando, luchando por ellos para que nada borre esas sonrisas de sus rostros. Con la misión aprendí que Dios está en cada persona y que dándose a los demás, uno se encuentra.

“Jesús no es algo más, es la sal de mi vida”

Carla Rodríguez 24 años, estudiante (ya por recibirse) de ingeniera forestal.. servidora de la Diócesis.

Siento que necesito encontrar ese momento para describir lo que es la misión para mi. Es como un click, de esos que sentís cuando algo se va a romper, porque eso es seguir a Jesús, es romper todas las estructuras. Seguir a Jesús hasta donde pueda llegar, sabiendo que el Espíritu Santo me guía, es misionar, es sumergirme desconociendo la profundidad, sabiendo que Dios es el que lleva. No se si hay un por qué para hacerlo, creo que no hay un por qué para cosas tan simples y tan complicadas como el amor. Es como cuando le decimos a una amiga “yo voy si vos vas”, bueno, yo amo porque Él me amó primero, yo voy porque Él va, yo estoy porque Él está… Como en esa foto… yo estoy riendo porque Jesús me sonríe en los rostros que comparten conmigo.

¿Qué le suma a mi vida la misión? Seguir a Jesús no es un aditivo a mi vida, es la sal de mi vida. ¿Puedo dejar de hacerlo? Claro, muchos de nosotros seguimos existiendo sin estar viviendo realmente. Pero yo prefiero vivir a pleno siguiendo los pasos de Jesús, viviendo su misión ♥

 

“La misión es cuestión de amor y de enamorados”

-Micaela Portillo 19 años, estudiante, me gustan los niños-

Yo había vivido una pascua cuando tenia 15 años, donde conocí a una chica que me habló de estos locos por Cristo, y en mi corazón sentí un cosquilleo que me decía: ¡Andá!. Hoy ya pasaron 5 años de eso, hemos vivido miles de cosas con los chicos, muchos juegos, risas, retiros, llantos, tristezas, alegrías, Misiones, y esto ultimo es lo que hace que sigamos. Creo que todos los que estamos acá, entendimos que las situaciones vividas tanto lindas como feas nos han traído a donde estamos. ¡Y hoy damos gracias por todo!.

¡Entendimos que la misión es nuestra vocación, entendimos que esto es cuestión de amor y de enamorados! Entendimos que nuestro tesoro es la misión, este es nuestro camino, nuestra Cruz, y aunque a veces se vuelva estrecho y difícil, sabemos que el misionero no sabe a dónde va, pero si con quién va, Jesús. A menos de un mes del octubre y de nuestro compromiso, estamos cada vez mas convencidos de que queremos ser auténticos misioneros no guardando a Cristo para nosotros sino llevando a los demás la alegría de la FE … y que nuestro lugar en el mundo es donde Dios nos quiera.