miércoles, 7 de febrero de 2018

Jesús va a lo esencial de lo puro e impuro : el corazón del hombre

miércoles, 7 de febrero de 2018
image_pdfimage_print

orar

 

07/02/2018 – Jesús confronta convocando a todos para hablar una vez más de la ley y el sentido de la misma. Un tema muy recurrente en Jesús. En lo puro e impuro se detiene Jesús en este día para liberar nuestro acto de creer en Él:

Y Jesús, llamando otra vez a la gente, les dijo: “Escúchenme todos y entiéndanlo bien.Ninguna cosa externa que entra en el hombre puede mancharlo; lo que lo hace impuro es aquello que sale del hombre. ¡Si alguien tiene oídos para oír, que oiga!”.
Cuando se apartó de la multitud y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron por el sentido de esa parábola.
El les dijo: “¿Ni siquiera ustedes son capaces de comprender? ¿No saben que nada de lo que entra de afuera en el hombre puede mancharlo,porque eso no va al corazón sino al vientre, y después se elimina en lugares retirados?”. Así Jesús declaraba que eran puros todos los alimentos.
Luego agregó: “Lo que sale del hombre es lo que lo hace impuro.Porque es del interior, del corazón de los hombres, de donde provienen las malas intenciones, las fornicaciones, los robos, los homicidios,los adulterios, la avaricia, la maldad, los engaños, las deshonestidades, la envidia, la difamación, el orgullo, el desatino. Todas estas cosas malas proceden del interior y son las que manchan al hombre”.

 

Marcos 7,14-23

 

Jesús está en el contexto del templo reintepretando la ley. Algo que se va a ver más habitual en el Evangelio de Mateo, donde aparece como el nuevo Moisés que es en quien Dios confió la tabla de la ley. Por eso el dice que no viene a sacar ni una coma ni una i de la ley. Desde ahí hay que leer este evangelio.

Jesús reinterpreta la ley delante del pueblo, por eso el texto comienza llamando otra vez a la gente “Escuchemne todos y entiéndanlo bien”. Por un lado libera al pueblo de las estructuras que lo reprimen, y por otro lado no  hace de paternalista, le da herramientas al pueblo para que se ponga de pie, les muestra en donde está la malicia en e hombre: No esta fuera sino dentro del mismo.

Habitualmente nosotros tendemos a proyectar hacia afuera, en los otros, nuestras sombras. Esto es muy humano, Jesús dice, atención, el problema esta adentro y hay que hacerse cargo de las oscuridades y las sombras que llevamos dentro de nosotros.

La enseñanza no esta referida a comer lo puro e impuro, la pureza viene, como decíamos, del corazón del hombre y es ahí en donde Jesús se detiene. Jesús va al fondo del tema, la deformación de nosotros mismos y de las relaciones nuestras con todo lo que rodea, viene desde dentro de cada uno de nosotros y nosotros asociados a la fuerza del pecado.

 

 

 

¿Como se sale de este lugar?

Por la gracia, no es afuera, es adentro. Tenemos que hacernos cargo de nosotros mismos y de nuestras dificcultades. Podemos reformar nuestras vidas.

Reformamos nuestra vida trabajando desde nuestra interioridad, en la lucha contra las fuerzas que operan dentro nuestro. Peleamos con la gracia del Señor y con la mirada puesta en Él, porque solo no podemos. No es el camino del orgullo el que nos lleva a buen puerto.

Jesús mismo nos dice “Yo soy el camino”. Él nos invita  desde siempre a convertirnos pero yendo por el camino de la humildad y la caridad. Tenemos que desterrar lo que impide que vivamos en plenitud, que es como estamos llamados a vivir.

Pero no es en la pelea entre nosotros en donde encontraremos la victoria sino desde dentro, en el encuentro con Jesús como camino de vida.