viernes, 2 de marzo de 2018

Propiedad de Dios

viernes, 2 de marzo de 2018
image_pdfimage_print

27797698_2227910093889563_6251743128909146234_o

02/03/2018 – Desde el Evangelio del día compartimos la catequesis del día junto al padre Luis Zazano, sacerdote de la Diócesis de Tucumán:

Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo:«Escuchen otra parábola: Un hombre poseía una tierra y allí plantó una viña, la cercó, cavó un lagar y construyó una torre de vigilancia. Después la arrendó a unos viñadores y se fue al extranjero. Cuando llegó el tiempo de la vendimia, envió a sus servidores para percibir los frutos. Pero los viñadores se apoderaron de ellos, y a uno lo golpearon, a otro lo mataron y al tercero lo apedrearon.El propietario volvió a enviar a otros servidores, en mayor número que los primeros, pero los trataron de la misma manera.

Finalmente, les envió a su propio hijo, pensando: “Respetarán a mi hijo”.Pero, al verlo, los viñadores se dijeron: “Este es el heredero: vamos a matarlo para quedarnos con su herencia”.Y apoderándose de él, lo arrojaron fuera de la viña y lo mataron.Cuando vuelva el dueño, ¿qué les parece que hará con aquellos viñadores?».Le respondieron: «Acabará con esos miserables y arrendará la viña a otros, que le entregarán el fruto a su debido tiempo.»Jesús agregó: «¿No han leído nunca en las Escrituras: La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular: esta es la obra del Señor, admirable a nuestros ojos?

Por eso les digo que el Reino de Dios les será quitado a ustedes, para ser entregado a un pueblo que le hará producir sus frutos.»Los sumos sacerdotes y los fariseos, al oír estas parábolas, comprendieron que se refería a ellos.Entonces buscaron el modo de detenerlo, pero temían a la multitud, que lo consideraba un profeta.

  Mt 21,33-43.45-46

Poseía una tierra

¿Quién es hoy un parásito en mi vida? Que no me deja dar, sacar frutos. Uno mismo puede ser su propio parásito.

El rey es Dios y posee la vida, esa vida que te la arrienda, te pide que la atiendas y des fruto; esa tierra da ganancia porque toda vida daganancia, es más… vos das ganancia en esta vida y dejás un gran aporte en este mundo.

Esa riqueza, producción que vos generás desde tu tierra es tu don, eso que Dios te regalo para que aportes para la construcción del Reino. Tu tierra da ganancia, si vivís la vida y en la VIDA produce frutos y en abundancia.

Pero la soberbia te lleva a creerte el dueño de todo y no un administrador de todo. Pero cuando tenemos las cosas y el poder que ella nos da nadie nos para, el tema es cuando tenes que rendir cuenta, allí se te complica porque te das cuenta que no es tan fácil y que no todo es tuyo. que feo cuando un administrador se cree dueño.

Los viñadores

Cuando llega el tiempo de la vendimia envía a sus servidores para recoger,ver los frutos.

Aparecen los viñadores, cuando la soberbia se nos prende y el interés puede llevar a convertirnos en homicidas. Hay personas que pierden la cabeza en la vida por creerse que son dueños y a esta historia la escribís vos, pero el lápiz y papel lo pone Dios. El Señor también va poniendo en tu vida personas que te van frenando y recordándote que no podes andar por la vida así nomas con esa soberbia galopante. Pero también hay veces que vos asesinás, con tus palabras hirientes o con tus actitudes asesinas, haciendo que esa corrección que te hacen entre por un oído y salga por el otro. Cuanta gente y situaciones Dios te pone para recordarte que administras y vos seguís adueñándote como si nada.

Su Hijo

Hoy se te invita a hablar con el Hijo. Acercate a Jesús y habla con Él, pregúntale que quiere de vos y pensá si en verdad estás haciendo la voluntad de Él. Pone tu corazón a su disposición. Desnudate ante Él y no le escondas nada. Hoy es tiempo que veas las cuentas de tu vida y asumas tus errores y tus virtudes, las ganancias y las deudas que tenés en tu vida. Creo que hoy podés tener una linda charla con Dios. Es un buen patrón, no te quitará ganancia, te ayudará a invertir. Vamos, que la vida es una y es hermosa, disfrutarla.

P. Luis Zazano