jueves, 6 de diciembre de 2018

¿Qué es el Adviento? – Padre Mario Sánchez y Monseñor Miguel Ángel D’Annibale

jueves, 6 de diciembre de 2018
image_pdfimage_print

06/12/2018 – “El Adviento tiene una característica de conversión, de preparación, de simplificar el corazón”, expresó el Padre Mario Sánchez, párroco de la parroquia Nuestra Señora de Luján y San Fermín de Córdoba, quien actualmente se encuentra cumpliendo la función de perito en el Secretariado Nacional de Liturgia (SENALI), de la Conferencia Episcopal Argentina.

“El término “Adviento” viene del latín adventus, que significa venida, llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado. Con el Adviento comienza un nuevo año litúrgico en la Iglesia. Son los cuatro domingos anteriores a la Navidad y forma una unidad con la Navidad y la Epifanía”, indicó el sacerdote.

El sentido y las tres dimensiones del Adviento

Por su parte, Monseñor Miguel Ángel D´Anníbale, obispo de San Martín y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia, quien hoy estaba cumpliendo 33 años de sacerdocio, relató en primer término, cuándo y cómo fue su primera misa.

Monseñor D´Anníbale con el Papa Francisco en el 2015

Luego, describió el sentido del Adviento y sus dimensiones diciendo que “El Adviento tiene tres dimensiones muy claras que refieren a las tres venidas del Señor que nosotros celebramos, porque a veces solamente hablamos del Adviento -dijo- muy directamente pensando en el Pesebre y en la Navidad”.

“Y cuando uno va a los textos litúrgicos, a la Palabra de Dios, se va a encontrar con otras dimensiones”, señaló Monseñor Miguel Ángel. “Por ejemplo -dijo- esta primera semana está toda dedicada a la venida gloriosa del Señor, a lo que llamamos la segunda venida, que no sabemos ni cuándo, ni como, pero nosotros esperamos y caminamos esta segunda venida”.

“Todo lo que hacemos, lo hacemos esperando esa llegada definitiva del Señor”, señaló.

En este sentido, Monseñor D´Anníbale, indicó que “En el segundo y tercer domingo de Adviento, la mirada se pone en el presente, en Jesús que viene en cada acontecimiento de la vida, viene en cada hermano pobre”. “Y el cuarto domingo de Adviento, es la venida de Jesús, su encarnación, el Pesebre”, describió Monseñor D´Anníbale.

“Las tres venidas -agregó- nos hacen presente a un Señor que sigue estando al lado nuestro, y no es que lo esperamos cruzados de brazos sin hacer nada, sino comprometiéndome en el día a día como lo hizo Él, caminando entre la gente, viviendo en el barrio y haciéndose presente entre todos”.

Finalmente resaltó que “La liturgia no es solamente la parte exterior, las celebraciones, o las velas que prendemos, o el guión que hacer, o las lecturas que leer, que lo es, pero fundamentalmente es una espiritualidad de vida, que en estas tres dimensiones del Adviento, nos hacen vivir todos los días con esa alegría, de un Jesús que lo esperamos y que lo encontramos en todo momento”, concluyó Monseñor Miguel Ángel D´Anníbale, obispo de San Martín y presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia.