Miércoles, 8 de noviembre de 2017

“Necesitamos ver, agilizar y poner en estado de misión a todas nuestras instituciones eclesiales” Monseñor Colombo

Miércoles, 8 de noviembre de 2017
image_pdfimage_print

Mons Colombo

08/11/2017 – Monseñor Marcelo Colombo, obispo de La Rioja, fue elegido ayer como Vicepresidente segundo de la Conferencia Episcopal Argentina por el trienio 2017-2020. La elección fue en La Montonera durante el 114º Asamblea general de los obispos argentinos.

Tras la elección, Monseñor Colombo se acercó al pequeño estudio de Radio María montado en el lugar para conversar y acercar las primeras impresiones a los oyentes.

¿Cuál es la tarea del Vicepresidente 2º?

“Acompañar que es compartir la misión y la tarea del Presidente y representar a mis compañeros obispos de todo el país en un espacio que desea ser servicio. La Conferencia Episcopal es un gran espacio de servio a las iglesias particulares, no es una super diócesis sino un servicio a la comunión entre las Iglesias particulares y también acompañar y ser reflejo del magisterio del Papa y sus invitaciones en la Iglesia en la Argentina”.

 

Desafíos pastorales para este tiempo

En relación a los desafíos que como Iglesia Argentina se presentan, el obispo Colombo recordó las palabras del Papa Francisco en la Evangelii Gaudium: “Nosotros somos nuestra misión”. Ahí explicó que “es tomar consciencia de nuestra misión de evangelizadores, de testigos de Cristo ante la sociedad sobretodo ante los más pobres, ir al encuentro de esas periferias existenciales que nos siguen reclamando presencia, cercanía y cariño, creo que esa es nuestra misión”.

Además, aclaró que para ir en esta línea “necesitamos ver, agilizar y poner en estado de misión a todas nuestras instituciones eclesiales”. “Se abren desafío que tienen que ver con las Provincias más pobres, que en el desarrollo económico del País quedaron postergadas, y creo que es lo que nosotros como iglesia tenemos que subsanar desde nuestro ángulo y es poniéndole voz y poniéndole el hombro a esas realidades” agregó. 

En relación a la nueva integración del Episcopado Argentina, Monseñor Colombo contó: “Estamos sorprendidos por la incorporación de nuevos obispos a la Iglesia Argentina y esto supone una renovación generacional y un relevo de algunas visiones con el compromiso de poder integrar la experiencia a lo nuevo. La sala (en la que se está desarrollando la Asamblea) está llena y cuando yo comencé a participar era la mitad”.

Argentinos testigos del evangelio que llegan a los altares

El obispo de La Rioja a partir de la apertura de nuevas causas de beatificación que involucra a argentino dijo que “nos ha llegado el tiempo de mirarnos y descubrir la riqueza que Dios nos ha regalado. En algún sentido nos había parecido que los santos estaban en otras latitudes o eran de otras épocas”. Ahí indicó que el Papa Juan Pablo II mostró cómo distintos estados de vida y distintas situaciones daban origen a personas que vivían la santidad como un testimonio cotidiano de la presencia de Dios.

“Ahora miramos también al Episcopado. Hoy Monseñor Rovai nombró a tres obispos argentinos muy significativos: Monseñor Angelelli, Monseñor Novak y Monseñor Pironio. Nos decía que en nuestra Conferencia tenemos estos valores y estas figuras que nos siguen hablando y siguen siendo una especie de cantera de espiritualidad y de energía pastoral, y también un llamado permanente a sentir responsables y protagonistas de este presente que nos toca vivir”. 

La participación de los jóvenes en la Iglesia

La Pastoral de Juventud se encuentra preparando el II Encuentro Nacional de Juventud que va a tener lugar después de 33 años. Será en la ciudad de Rosario el fin de semana largo del 25 de mayo del 2018.

Monseñor Colombo participó hasta esta elección como obispo delegado en la Comisión Nacional de Pastoral de Juventud. “Creo que para los jóvenes se abre un espacio enorme de ver su lugar en la Iglesia y en la sociedad y animarse a hacerlo con una testimonialidad fresca y serena pero a la vez con capacidad de superar grietas, enfrentamiento y a veces exclusiones que se dan en la sociedad. Creo que los jóvenes tienen talento para ello. La Iglesia en la Argentina hemos visto como hay capacidades y dones que tienen nuestros jóvenes en todo el país y que vale la pena que lo pongan al servicio de nuestra gente”.