Lunes, 7 de agosto de 2017

San Cayetano y la espiga que se le incorporó en Argentina

Lunes, 7 de agosto de 2017
image_pdfimage_print

zzzznacg2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, AGOSTO 7: Miles de fieles comenzaron hoy a ingresar al santuario de San Cayetano, ubicado en el barrio porteño de Liniers, para renovar su pedido de pan y trabajo y agradecer en caso de tenerlo. Foto NA: HUGO VILLALOBOSzzzz

San Cayetano, santo de orígen italiano (Vicenza 1480), fue ganando gran protagonismo en la Argentina durante el siglo XX. El Santuario dedicado a él en Liniers, a la salida de la Capital Federal, recibe la visita de cientos de miles de peregrinos cada 7 de agosto.  Muchos, aunque en menor medida, se acercan al Santuario el 7 de cada mes para pedir alguna gracia o en agradecimiento a alguna obtenida por su intercesión. 

 Para los argentinos es habitual que su imagen vaya acompañada por una espiga de trigo, que simboliza el pan. Sin embargo, ese fue un elemento incorporado posteriormente en nuestro país. En el resto del mundo la imagen sólo cuenta con el niño en brazos. 

¿De dónde llega esta devoción a la Argentina? 

 Se cuenta que fue María Antonia de la Paz y Figueroa (la beata argentina Mama Antula) quien al llegar a pie a la Capital Federal para iniciar su tarea religiosa construyó una pequeña capilla dedicada a San Cayetano, hasta el momento desconocido en América. Fue desde 1795, cuando se funda la casa de ejercicios donde comenzó a venerarse por primera vez en nuestro país a San Cayetano.

 Mama Antula desde que partió de Santiago del Estero lo puso, como patrono de su empresa evangelizadora, ya que era el “Santo de la Providencia” y a él se encomendó en todas sus tareas. Seguramente, algun sacerdote misionero jesuita le habría contado sobre aquel noble que abrazó la causa de los pobres y que además, intervino en dos oportunidades como diplomático obteniendo la paz. 

 Las Hermanas de la Congregación que fundó Mama Antula fomentan la devoción del Santo de la Providencia y luego en varias oportunidades de grandes sequías ante las cuales los chacareros del lugar recurren al Santo para que los socorra y este oye sus plegarias, los lugareños lo comienzan a invocar como “El patrono del Pan y del Trabajo”. 

 La Capilla original dedicada a San Cayetano construida por Mama Antula en Liniers, fue reemplazada en 1875 por una más grande, y en 1900 por una tercera que dio origen a la actual Parroquia. 

 El nuevo templo, situado sobre la calle Cuzco (cruzando la General Paz), tenía un san Cayetano sin el niño Jesús en sus brazos, pero más tarde fue reemplazado por otro, que sí lo tenía. En 1913 se lo declaró Parroquia de San Cayetano y en 1937 se lo volvió a ampliar. 

 Cayetano1

San Cayetano, patrono del pan y del trabajo 

 Su condición de patrono del Pan y el Trabajo emergió a posteriori, a consecuencia de la crisis mundial de 1929, que en Argentina desembocó en la revolución del ’30 y se prolongó hasta el ’40. Pobreza, inflación y desocupación, fueron el signo de la época. Frente a este panorama, el padre Domingo Falgioni, a cargo del templo entre 1928 y 1938, se propuso reavivar la fe y la esperanza en Dios, mediante la intercesión de san Cayetano: realizó una campaña evangelizadora a través del diario católico El Pueblo e imprimió por primera vez la estampa del santo con espigas.

 La devoción creció de manera inusitada y pronto se multiplican casas y negocios en torno a la parroquia, dando forma al barrio de Liniers, que bien podría haberse llamado San Cayetano.

 Así nace y crece la devoción popular a San Cayetano en nuestro país. En el Santuario de Liniers, en la pared lateral se encuentra la imagen de María Antonia (Mama Antula).