miércoles, 14 de marzo de 2018

Un camino para salir de las adicciones: la recuperación y la reinserción que propone la Asociación Civil Nazareth

miércoles, 14 de marzo de 2018
image_pdfimage_print

WhatsApp Image 2018-03-14 at 10.42.11

14/03/2018 – Las adicciones a la droga son un problema de salud pública mundial, pero, primero, un grave problema de la propia persona que padece la adicción y de su entorno familiar y social.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “droga” es toda sustancia que introducida en el organismo produce de algún modo una alteración del funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y, que, además, es susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

En Argentina, el Estado ha demostrado mucha incapacidad para dar respuesta a esta problemática, en la magnitud con la que se ha presentado y agravado en los últimos años, en las últimas décadas. Por eso han surgido varias organizaciones de la sociedad civil, ONG, Fundaciones, algunas de ellas ligadas a iglesias, que trabajan en y por la atención de las personas que padecen adicciones.

Una de ellas es la “Asociación Civil Nazareth”, una entidad que desde 1989 se dedica a la investigación, prevención, asistencia integral e inclusión social de personas con problemas de adicción a las drogas y el alcohol, y que actualmente cuenta con 12 centros, tanto en la Provincia de Córdoba como en la Provincia de Santa Fe, en donde asiste a más de 700 personas, entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores.

De visita en los estudios centrales de Radio María Argentina, integrantes de esta asociación relataron cómo ven hoy el problema de las adicciones en la Argentina; si la situación ha empeorado o está mejorando; si es posible salir del infierno de las drogas y el consumo…y cuáles son las necesidades que afrontan las asociaciones que brindan este servicio tan importante.

David Isleño ha llevado adelante un proceso de recuperación y está en una etapa avanzada de la asistencia que recibe en “Nazareth”. Desde su experiencia David compartió: “había llegado a un punto extremo con el consumo y hoy puedo decir que hay un cambio de 180 grados en mi vida. Doy muchas gracias por haber conocido “Nazareth” porque yo estuve en otros tratamientos diferentes pero, la experiencia que tuve con “Nazareth” no la tuve en otro lugar. El día lo comenzamos orando y leyendo la biblia. Conectar con la parte espiritual es muy importante para el tratamiento”

Por su parte, Ayelen Acosta, psicóloga y coordinadora de Proceso de Evaluación y Diagnóstico de “Asociación Civil Nazareth”, que trabaja en la Casa Virgen Niña dela ciudad de Córdoba subrayó: “hay situaciones en donde las familias no pueden participar por distintas razones y es ahí donde nuestro rol es fundamental para el acompañamiento. Se intenta lograr ser un referente para estos chicos que están en tratamiento y poder acompañar en este proceso de búsqueda y también de encuentro con ellos mismos”.

Ernesto Lazarte, que es trabajador social, director de la Casa Jesús Misericordioso de Bell Ville expresó: “básicamente lo que hacemos es preservar el don, lo que nos han regalado y eso uno puede hacerlo una vez que lo resignificó. De lo contrario hablamos un idioma diferente al de los pibes y creemos que la solución la tenemos nosotros y ellos el problema”.

Lazarte subrayó que, esta fundación no es solo obra de los que dedican su tiempo para atender al hermano sino que es obra de Dios.

Por último, y en comunicación telefónica, el Padre Carlos Fillol, párroco de la parroquia “La Inmaculada Concepción” de Bell Ville, referente pastoral de adicciones consideró que, el trabajo de la “Asociación Civil Nazareth” “es un contacto directo con la llaga abierta y se necesita de la misericordia que consuela, que acoge, que sana, que conforta y que anima.”