Lunes, 16 de noviembre de 2015

“El pueblo argentino llevó a los candidatos a la necesidad de explicar qué van a hacer”

Lunes, 16 de noviembre de 2015
image_pdfimage_print

debate

16/11/2015 – A siete días de la segunda vuelta electoral, los candidatos presidenciales Daniel Scioli y Mauricio Macri se midieron este domingo en un debate público picante y repleto de cruces, en el aula magna de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires. El programa especial obtuvo picos de hasta 53 puntos de rating.

Por algo más de una hora y cuarto, los postulantes del Frente para la Victoria y Cambiemos expusieron propuestas, discutieron e intercambiaron chicanas, en un encuentro en el que se vio un poco más suelto a Macri, quien ya había participado del debate anterior antes de la primera vuelta el 4 de octubre pasado.

El cruce organizado por “Argentina Debate” fue trasmitido a todo el país por canales de aire y de cable, siendo un hecho histórico para el país, ya que se trató del primer encuentro cara a cara de dos postulantes presidenciales en la previa a un balotaje.

Junto al Licenciado Bruno Tondini, analista político e integrante del Centro Argentino de Estudios Internacionales analizamos lo que nos dejó el debate de anoche, y el especialista comentó que  “era lógico que fuera más entretenido que el primer debate porque aquí había solo dos contendientes. Se habló bastante sobre las cuestiones de orden político en relación al anterior debate. Aquí hubo claramente miradas ideológicas, con diferencias de dos caminos, y luego la ciudadanía elegirá cuál considera que es el adecuado para el nuevo momento de la Argentina”.

“Fueron claras las estrategias de planteos en los debates. Se apeló mucho a palabras que no serían las adecuadas para un debate sobretodo cuando no se explican claramente como el tema de la “mentira”, “ajuste”. Eso se debe a la estructura del debate”.

Además, Bruno Tondini, comentó que “después de la elección, hasta que llegamos al balotagge todas las campañas giraban en torno a cualquier cosa menos a las cuestiones económicas, en cambio ahora sí”.

En cuanto a si ésta clase de espacios puede generar cambios en los votantes, comentó que “creo que realmente es muy difícil que cambie el voto, esto es histórico, salvo aquel debate de Kenedy y Nixon. Todos los debaten tienden a lo mismo, a que los dos candidatos traten de explicar a la ciudadanía qué han hecho y como continuidad qué van a hacer, sobretodo en éste caso en que los candidatos son jefes de gobierno, como es el caso de Scioli y Macri. En lo malo uno trata de contradecir al otro. Eso lo ve la ciudadanía y trata de ver qué le genera mayor confianza si uno y otro. En este caso el porcentaje de votantes que podía modificar su voto es bastante reducido. Generalmente el voto se decide al final de la elección sobre todo en el de los “indecisos”.

El especialista aclaró que, desde su óptica, “el debate sirve para aquel votante más informado como para evaluarlo, y para los no tanto para que puedan ver algunas propuestas y cómo se desenvuelven en ese “ring”, pero se vota por muchas cosas, y quizás el debate en el orden de prioridades quede en el 5º o 6º lugar”

“No quiero dejar de resaltar que éste debate concretamente no fue promovido por Argentina Debate, sino el pueblo argentino, básicamente con una elección muy reñida en la cual solamente hay 2 puntos de diferencia entre los dos candidatos. Seguramente hubiera sido muy difícil, fuera el candidato que fuera, si los números hubieran sido distintos. Espero que este sea el primero de una larga serie de debates en nuestro país. El pueblo argentino llevó a los candidatos a la necesidad de explicar qué van a hacer” aclaró Bruno Tondini.