Martes, 3 de octubre de 2017

Liliana González: “Es terrible pensar que una nena que tendría que estar jugando, piense en quitarse la vida”

Martes, 3 de octubre de 2017
image_pdfimage_print

Soledad

28/09/2017- La semana pasado se conoció la noticia de un caso de bullying en Santa Fe. El blanco de las burlas era una niña de 9 años a quien, 5 de sus compañeros de curso, agredían por tener sobrepeso. Esta menor intentó suicidarse debido a este comportamiento de sus pares y se hizo conocido porque la madre de la menor, decidió compartir en el perfil de sus redes sociales el desgarrador relato de su hija, en el que brinda detalles del maltrato que recibió.

Debido al debate que se genera cada vez que surgen estos casos de bullying, Diálogos de Actualidad conversó con la Licenciada Liliana González la reconocida psicopedagoga cordobesa.

“Es terrible pensar que una nena que tendría que estar jugando, piense en quitarse la vida” compartió como primera reflexión sobre el caso, Liliana.

Además de que “hay que ver de donde sacó la idea, qué cosas está viendo en la tele, por qué las pastillas estaban ahí ¿qué historia tiene esta nena?”. Y  sobre los padres dijo que “uno tiene que darse cuenta que un niño viene mal de la escuela. La verdad es que cuando un niño está sufriendo se nota, se nota en muchísismas cosas que está sufriendo”.

Sin embargo, Liliana quiso hacer el foco en el antes del episodio, porque para ella “tenemos que construir chicos amorosos, amados” porque “cuando un chico es muy amado y lo que recibe de sus padres es un vínculo amoroso, no va a ser nunca un victimario, jamás, porque en él prevalece el amor más que el odio”.

“El camino del amor un niño lo transita si es amado, si tiene inyecciones de amor todos los días” entonces “a ese chico amado, le dicen gordo,  negro, tonto, nerd, le dicen lo que le digan, y le resbala. Duele, poquito pero no te destruye” dijo la Licenciada y afirmó que siente “que detrás de estos casos, hay yos frágiles, hay yos con una autoestima muy pequeñitas. Porque esa autoestima no les alcanza ni para defenderse ni para denunciar”.

“No quiero que ningún papá se sienta culpable. Tenemos que volver a darles ese tiempo necesario para que un niño de sienta valioso para sus padres” reflexionó sobre el rol de los padres.

 

Tenemos que ser “ejemplos de vida”

Para la psicopedagoga a los chicos no hay que “dejarlos a la buena  del televisor y dar discursos apocalípticos”, como que “acá nada sirve” o vivir quejándose,  “no jugar con ellos, no leerles cuentos” y sobre todo “no podemos no decirles lo divino que son para tu vida y cómo los necesitas”, porque así se van construyendo chicos así que “o lo transforman en violencia hacia el otro o cuando les viene la violencia de otro no se pueden defender”.

“La soledad en la infancia se puede transformar en una enfermedad muy grave o transformar en actitudes violentas” y aclaró también ya que “nadie está en este mundo sin querer ser amado”. “Algo hay que un chico elige el camino del odio, del maltrato al otro. Uno tiene que preguntarse: un chico que maltrata un compañero, ¿no es un chico maltratado? ¿de dónde saca el esquema del maltrato? Los chicos no nacen así, los chicos aprenden los esquemas de convivencia” añadió Liliana.

“Atrás de estos casos, tanto  de la víctima como del victimario, hay una construccion familiar que está desfuncionada”.

Por último dijo que “es una responsabilidad muy grande traer chicos al mundo. Uno no puede después decir no tengo un tiempo para ellos y que “a todos nos pasan cosas, pero no les tiene que llegar todo eso a los más chicos.  Están faltando filtros para el malestar del adulto se los pasamos a los más chicos y los chicos en la escuela lo actúan”.