lunes, 9 de abril de 2018

Difunden el protocolo para prevenir abusos en la Iglesia de Paraná

lunes, 9 de abril de 2018
image_pdfimage_print

201609060851582727a057605ef6f42bceb2fb3542e268-1200x600

09/04/2018 – En el marco de las medidas tomadas por la arquidiócesis de Paraná para prevenir y concientizar a sus miembros sobre la gravedad que revisten los abusos a menores de edad y a personas vulnerables, se aprobaron dos documentos importantes: las “Normas arquidiocesanas de comportamiento en el trato con menores de edad y adultos vulnerables” y el “Protocolo arquidiocesano de actuación ante la sospecha o descubrimiento de abusos sexuales en los que sean víctimas menores o adultos vulnerables”.

Ambos documentos serán de cumplimiento obligatorio para todos los adultos que se desempeñen con menores en los espacios arquidiocesanos. Su obligatoriedad incluye tanto a clérigos como a religiosos y laicos.

Al respecto, en Radio María Argentina dialogar con Inés Franck, Licenciada en Derecho Canónico y Secretaria Académica de la Facultad de Derecho Canónico de la Universalidad Católica Argentina quien explicó: “el primer objetivo es que terminen esos hechos de abuso y cuidar al niño. (…) estos protocolos y normas rigen solamente para la Arquidiócesis de Paraná. Tengo entendido de que, en la Diócesis de Río Cuarto hay un protocolo también parecido pero en ningún otro lado del país existe algo similar”.

Quien también nos compartió su opinión fue el padre Pedro Short, sacerdote norteamericano que llegó a la Argentina como misionero y que siempre tuvo un carisma pastoral de cercanía con niños y adolescentes. Después de varios años, el padre Pedro volvió a Estados Unidos, donde es vicario del obispado de Gallup, en Nuevo México y Arizona. Sobre el tema el padre Short relató: “aquí uno tiene más cuidados (para tratar a los niños y a los jóvenes) . Antes uno no pensaba en estas cosas porque nunca se cruzó por la mente la posibilidad de abusos pero ahora, como muchos hablan de eso, nos preparan para eso. Tenemos que tener mucho cuidado y esto, obviamente, limita mucho la libertad con la cual uno puede tratar con los jóvenes.”

Al reflexionar sobre esta realidad, el padre Short subrayó que, “en Estados Unidos la Iglesia ha puesto limites que son necesarios teniendo en cuenta los abusos y los daños que se ha hecho a muchas personas. Por esta razón es necesario cambiar varias cosas en lo que respecta a relacionarse con jóvenes y niños”.

Como dijimos, estos protocolos no solo están dirigidos a sacerdotes y religiosos, sino también a laicos que se desempeñen en funciones dentro del espacio arquidiocesano, entre ellos a docentes.

Para analizar estos protocolos desde esa perspectiva en particular sumamos al diálogo a Eduardo Cazeneve, rector del Colegio Magno, y miembro de la fundación “Proyecto Padres” quien expreso: “me parce que se está saliendo a la luz y me parece que es positivo que se hable de esto. El abuso infantil ha crecido gracias al silencio por eso estos protocolos han impactado, hay que hablar sobre este tema”.