lunes, 27 de noviembre de 2017

Madre Silvia Fiorentino: “El mensaje de Madre Catalina tuvo un efecto reparador en mi persona”

lunes, 27 de noviembre de 2017
image_pdfimage_print

JOAC3788

27/11/2017 – La madre superiora de la Congregación Esclavas del Corazón de Jesús, Madre Silvia Fiorentino, relató que la preparación de la beatificación de Madre Catalina consistió desde un principio en una serie de gestos misioneros con la combinación de los jóvenes y la Arquidiócecis de Córdoba.

En diálogo con Radio María Argentina, la Madre Silvia Fiorentino expresó cómo vive ser superiora en este momento de beatificación y señaló: “el mensaje  de  Madre Catalina que es nuestro estilo de vivir la vida consagrada, tuvo un efecto reparador en mi persona” y agregó: el vivir este momento me está llevando a una revolución interna, preguntarme el porqué yo entre tantas hermanas que habrían querido vivir esto”. Fiorentino sostuvo que le toca misionar en Córdoba después de haber estado 15 años en África. “Me toca seguir lo que Madre Catalina nos pide: vivir la voluntad de Dios y hacer lo que el Señor nos demande en cada momento de nuestras vidas” manifestó la Madre.

“Madre Catalina nunca renunció a sus sueños, se agarró del corazón de Cristo y no bajó los brazos nunca a pesar de las circunstancias de la época” señaló Fiorentino y lo asimiló con la situación de los jóvenes al sostener que tienen mucha capacidad de vivir un sueño y llevarlo adelante.

“La Madre Catalina siempre nos muestra a Jesús, y esa es la influencia más grande que tiene en mi vida” manifestó la Madre Silvia y agregó que esa enseñanza  le generó un gran deseo de servir a los demás. Para Fiorentino, el servicio se puede vivir de muchas maneras como en el matrimonio, en la vida laica y consagrada, tal como lo hizo la beata.

La Madre Silvia adelantó lo que se viene teniendo a la Madre Catalina como beata, al expresar que se avanza hacia un compromiso muy fuerte con todo lo que significa evangelizar, dar y salir de nuestras fronteras: “esto no es un punto que culmina, sino un punto de inflexión del cual partimos para continuar el camino junto a ella”.